DUERERÍAS

Analecta philosophiae


   

Novedad editorial

Pablo Redondo, Sebastián Salgado: “Una historia de la filosofía para la vida cotidiana”

 

 

Nuevo número

Revista de Filosofía Duererías

 

epub_logo_color.jpgicono-pdf3.jpg

 

© Duererías

2ª época
ISSN 1989-7774

 

 

      duererias@hotmail.com

 

 

 

lechuza.gifEste subtítulo, Analecta philosophiae, es el manifiesto programático de nuestra actividad. Para la mejor comprensión del mismo podemos ir a su etimología.

Ciertamente, filosofía significa, etimológicamente, amor a la sabiduría. Y el amor, como dice Platón, es el deseo de algo que no se tiene: simplemente somos buscadores de ella, sabiendo que nunca podremos tenerla sino en pequeñas migajas o fragmentos. Y justamente, el término analecta, significa migajas, fragmentos.

Pero, profundicemos más en su etimología: el término latino analecta-ae, (de origen griego analéktes), es utilizado por el poeta romano Marcial para designar al esclavo que recoge las migajas del suelo. En la etimología de este término distinguimos, por una parte, el étimo -léktes: el sujeto, agente, que realiza la acción de coger o recoger, que procede del verbo légo: coger, recoger (si bien también significa decir, hablar; y leer, pues el lenguaje y la lectura son, ciertamente, una forma de asir los objetos o realidades a las que pretendemos referirnos). Por otra parte, el prefijo ana- significa de abajo hacia arriba. Así pues, el analéktes es el sujeto que se apresta a recoger las migajas, inclinándose hacia el suelo. Finalmente, en su forma sustantiva neutra pasiva, analecta-orum (que es la que corresponde aquí) significa los fragmentos o migajas que son recogidos, como fruto de la acción del analéktes, después de agacharse hasta el suelo en busca de esos fragmentos o migajas de sabiduría, los cuales presentamos al lector internauta esperando que puedan ser chispas que iluminen algunas ideas en su mente.

                                                                                                          Fco. Javier Hernández González