Miguel Ángel Gómez Naharro

 

Caricatura de Fermín Solís

 

 

VIDA

             Miguel Ángel escarba en la memoria. Sigue un hilo que le lleva a destejer una maraña de olvido. Y encuentra la belleza tan poco valorada de canciones oídas en el viento. En el viento de una tradición que parece rota en estos tiempos en los que la imagen banal e interesada quiere sustituir a la palabra sabia, plena.

 

         Miguel Ángel lanza hacia sí mismo su voz ronca y terrosa para que nos asomemos a un pozo que él guarda con celo. Un pozo de poesía y magia, donde Gerineldo se contempla en el agua clara de leyendas y romances con músicas compuestas por el pueblo extremeño.

 

         Gracias por salvar tanta belleza. Algún día quizás nazcan los hombres que sepan valorar el esfuerzo. Ya hay muchos que lo hacen aunque yo sé, Miguel Ángel, que te resulta arduo llegar a ellos.

 

         Adelante y un abrazo de tu amigo Pablo Guerrero.

 

          <http://www.arrakis.es/~jsantos/pablo/index.htm>

 

                                            ______________________________________________

 

 

Canciones en YouTube

Canciones en GoEar

 

 

 

 

                        1.- Romance de Giraldo   (Tradicional)                               

 

“No debemos culpar a otros

de nuestros propios errores.”

(Carlos Justiniano, cantautor chileno)

<http://usuarios.tripod.es/Justi>

 

                                                                                                                                   

                                    Poco le sirvió al galán

                                    poco le sirvió a Giraldo

                                    pasearse por Lisboa

                                    con el cuerpo tan gallardo.

                                    Que se encuentra en prisión,

                                    prisionero está Giraldo,

                                    tiene la barba muy cana,

                                    tiene el cabello muy largo.

 

                                    Mala peste que le fue

                                    del moro de ese Lisardo

                                    que por culpita de él

                                    se encuentra en tan mal estado,

                                    metido en esta prisión

                                    con tanto yerro cargado.

                                    No maldigas tus razones,

                                    no maldigas tú Giraldo.

 

                                    La culpa la tienes tú

                                    y no el moro de Lisardo

                                    que la fortuna que hiciste

                                    te la jugaste a los dados.

                                    Luego de haberla perdido

                                    te jugaste un ducado

                                    y como no lo tenías

                                    muy pronto te sentenciaron.

           

            Guitarras:        Luis Núñez  y   M. A. Gómez Naharro.

            Coros:              Susana Antequera.

           

 

 

 

                                                2.- Igual   (M. A. Gómez Naharro)

 

“... Llora Universo,

el último aliento que Caronte extingue,

pero CANTA después sobre el puente,

para soñar despierto blancas libertades...”

(Laura Martín, cantautora andaluza)

<http://www.guadixymarquesado.org/laura>

 

 

                                                Si en mitad de tu travesía

                                                un sentido se desvía

                                                y te deja en alta mar.

                                               

                                                Si parte de tu frágil cuerpo

                                                desintegra el universo

                                                que querías conservar,

 

 

                                                canta conmigo:

                                                Ponle alas al destino

                                                y haz un vuelo diferente

                                                aunque la vida sea un puente

                        Estribillo        que hay que cruzar

                                                todos por igual,

                                                cuando rompes a llorar

                                                y al dejar de respirar.

                                               

                                               

                                                Si tus rasgados ojos, niña,

                                                no iluminan las pupilas

                                                de quien te vea pasar.

                                               

                                                Si hay algo dentro de tus huesos

                                                que te ensucia hasta los tuétanos

                                                y no puedes ni hablar,

 

                                                Estribillo.

 

            Guitarras:         Luis Núñez  y   M. A. Gómez Naharro.

               Coros:              Ana Peromingo.

           

 

 

 

                                                3.- Me quedas tú    
                                          
(Letra: Antonio Gómez García.

                                                     Música: M. A. Gómez Naharro).

 

"La figura del Ché entra en el siglo XXI

como ejemplo de compromiso humano,

ético, político, utópico, poético y revolucionario ...

Ejemplo de amor, entrega y solidaridad con los

pobres e indefensos del mundo".

(Luis Pastor): <http://www.arrakis.es/~luispas>.  

                                                 Me quedas tú, Che.

                                                Me quedas tú.

                                                Tu silencio y tus gestos,

                                                tus palabras.

 

                                                Me quedas tú, Che.

                                                Me quedas tú.

                                                Obsesionado, atormentado,

                                                intentando consolarme,

                                                - cuando más consuelo necesitas-.

 

                                                Pues tres balas

                                                entraron en tu vida

                                                y naciste eternamente.

 

                                                Me quedas tú, Che.

                                                Me quedas tú.

                                                Y tu entrega sin reservas

                                                para siempre.

                                               

                                                Me quedas tú.

 

 

 

            Guitarras y percusión:            Luis Núñez  y   M. A. Gómez Naharro.

               Coros:                                     Ana Peromingo  y  Pedro Cordero.

           

 

                                                4.- Y que cante   (Tradicional)

 

“La voz del cantautor y su guitarra unidas,

nos trasladan a unos años en los que la

palabra tenía más entidad”.

(Nando Juglar, cantautor extremeño).

 

                                                Y que cante y me divierta

                                                déjame que beba vino

                                                por si algún día de estos

                                                quiera beberlo y no pueda,

                                                déjame que vino beba.

 

                                                Siempre comprándote lentes,

                                                siempre comprándote gafas

                                                y cada día ves menos,

                                                no sé que coños te pasa.

            Estribillo                    Y ésta es la pura verdad,

                                                y la pura verdad es:

                                                Se casan ricos con ricas

                                                sólo por el interés.

 

                                                Esta noche va a llover,

                                                allá a las doce o la una,

                                                que ha venido un cantautor

                                                con guitarra y almirez

                                                y monserga cojonuda.

                                                Esta noche va a llover.

 

 

                                                Por no perder la costumbre

                                                me puse a echar un cigarro

                                                y me vino a faltar

                                                tabaco, papel y lumbre.

                                                Por no perder la costumbre.

 

 

           

            Guitarras:         Domingo Vargas y Juan Vargas.

               Percusión:        Juan Vargas.

           

 

 

                                        5.- En la Estación de Atocha    
   
                                                                             (M. A. Gómez Naharro)

   

                                                       “Emigré para nacer
                                     sin saber que era morir
                                    
pues salir de tu raíz
                                    
es desgarro de tu ser”.

                                      (Antonio Luis de la Cruz)

 

                                         En la Estación de Atocha sueñas

                                       que vas a dominar el mundo

                                       pero al llegar a Sants te enseñan  

                                       que la prisión no está en desuso.

                                                                           

                                       Venías sin miedo de un túnel

                                       cargado de silencio y sombras

                                       hacia un puente aéreo de luces       

                                       en la lujosa y culta Europa.

 

 

                                      Pero ¿por qué? -dijiste- ¿y quién?

                                      ¿siempre me harán pagar a mí?

                                      ¿Qué muros tienen que caer

                                      para poder vivir aquí?

            Estribillo           Pero ¿por qué? -dijiste- ¿a quién?

                                      ¿siempre seré el que pague yo?

                                      ¿Qué muros tienen que caer

                                      para que me llamen señor?

 

                                       Pasear tu parda piel provoca

                                       que no te quede ni un amigo,

                                       tu compañía les estorba

                                       aunque convives como un libro.

 

 

                                       Entre miradas de "ulls vius"

                                       buscas un cuerpo que te agrade,

                                       la soledad es tu atavío,

                                       tu vida se hace insoportable.

 

           

 

            Guitarras:         Luis Núñez  y   M. A. Gómez Naharro.

               Coros:               Ana Peromingo.

           

 

                                    6.- Villancico de la escuela   

                                    (L.: José Miguel Santiago Castelo.

                                                 M.: M. A. Gómez Naharro)

 

A: Amor.

E: Entrega.

I: Ilusión.

O: Obediencia.

U: Unión.

Esto es y debe ser la escuela.

Todos los niños del mundo

han de conocerla.

(Toñi Caldera)

 

                                                                                               

 

           

                                    A la a

                                    que me llego a la aurora.

                                    A la e

                                    que lo quiero ya ver...

                                    Dejaré la cartilla

                                    en la mesa

                                    porque quiero enseñarle

                                    a leer...

 

                                    A, e, i, o u,

Estribillo                    va a aprender a leer este Niño

                                    que llaman Jesús.

 

                                    Ay, amor,

                                    y si el Niño me estudia

                                    sabrá pronto

                                    la regla de tres...

 

                                    A la o

                                    que ya el sol me desvela.

                                    A la i

                                    se lo vengo a decir:

Estribillo

 

                                    Ay, amor,

                                    dos y dos suman cuatro

                                    y la s y la i dice sí...

 

                                    A la u

                                    que se alejen los lobos

                                    porque el niño ya sabe

                                    escribir.

 

Estribillo                    A, e, i, o, u,

                                    ya ha aprendido a leer este Niño

                                    que llaman Jesús.

 

 

            Guitarras:         Luis Núñez  y   M. A. Gómez Naharro.

            Coros:               Ana Peromingo.

 

 

 

                        7.- Romance de Gerineldo    
                               
(Tradicional)

 

                                                                

                 “Me agrada escuchar esta versión ‘dialogada’

                de “Gerineldo” después de haberla oído en

                una grabación hecha por el etnomusicólogo Alan

                Lomax en Extremadura hace casi medio siglo”.

                (Judith Cohen, etnomusicóloga canadiense)

                      <http://www.yorku.ca/judithc>

 

            Gerineldo, Gerineldo, Gerineldito querido,

            ¡quien te tuvierara esta noche tres horas a mi albedrío!

            como soy vuestro criado burlaros queréis conmigo.

           

            No me burlo Gerineldo, que de veras te lo digo.

            ¿A que hora he de ir, señora, a cumplir lo convenido?

            Entre las doce y la una, cuando el rey esté dormido.

           

            A eso de la medianoche, Gerineldo fue a ese sitio.

            ¿Quien ha sido el alevoso, quién ha sido el atrevido,

            que en la reja de la infanta ha dado un fuerte silbido?

           

            Gerineldo soy, señora, que vengo a lo prometido.

            Lo ha cogido de la mano y en la cama lo ha metido

            y han empezado a jugar como mujer y marido,

           

            y entre caricias y juegos los dos se quedan dormidos.

            El rey como lo sospecha al cuarto de su hija ha ido,

            y ha visto a la princesita y a Gerineldo dormidos.

           

            No te mato Gerineldo que te crié desde niño,

            y si mato a la princesa dejo mi reino perdido.

            Meteré mi espada en medio, que me sirva de testigo.

           

            Con el frío de la espada, la infanta se ha estremecido.

            Levántate Gerineldo, levántate amante mío.

            ¿Dónde me iré dama hermosa? ¿dónde te irás dueño mío?

           

            Vete por esos jardines entre rosales y lirios.

            El rey que estaba aguardando, al encuentro le ha salido.

            ¿Dónde vienes Gerineldo, tan triste y descolorido?

           

            Vengo por estos jardines cogiendo rosas y lirios.

            No me mientas Gerineldo, que con la infanta has dormido.

            Máteme Vd. mi buen rey, que lo tengo merecido.

         

            No te mato Gerineldo que te crié desde niño.

            Para la semana próxima has de ser ya su marido.

            Y se acabó en una boda con fiestas y regocijos.                                          

           

            Y aquí se acaba la historia de Gerineldo pulido,

            Gerineldo, Gerineldo, Gerineldito pulido,

            Buen siervo, buen escudero, de un rey con prudencia y tino.

 

            Guitarras:                  Luis Núñez  y   M. A. Gómez Naharro.

            Voz princesa:             Ana Peromingo.

            Voz Gerineldo:           David Gómez.

            Voz rey:                      Miguel Cordero.

           

 

                                     8.- Bravíos retoños de hierba   
   
                                                                     
(M. A. Gómez Naharro)

                        

                (Recordando a Walt Whitman y Bob Dylan)    

 

Ha caído la última estrella roja.  

Palidecen los sueños.

Pero el futuro es un enigma 

en los ojos de los niños.                                                                                         

(Pilar Fernández)               

 

                                    Se te ha llenado el barco de poetas

                                    que aspiran a representar tu vida.

                                    También hay músicos que te interpretan

                                    mezclando tu cadencia con sus prisas.

 

 

                                     Al oleaje miras desde el puente

                                     ignorando que la muerte te acecha.

                                     Las estrellas te acogen por poniente

                                     recordándonos tu naturaleza.

 

 

                                      Y en tierra, ¡bravíos retoños de hierba

                                      embisten contra antiguos gobernantes!

                                      Bolcheviques y ácratas que apuestan

                                      contra palacios de invierno intocables.

Estribillo

                                      Sueñan tener la suerte del Potemkin

                                      cruzando mares y triunfando en puertos.

                                      Quieren ser periodistas o cantantes

                                      aunque están en la escuela con maestros.

                       

                                      Bailan sobre la helada y tierna capa

                                      de los extremos mares de tu Esfera,

                                      y bajo el hielo hunden a la banda

                                      pues no logra el ritmo en su fiesta.

 

                                      Persiguiendo tu lirio y dulce savia

                                      se acercan por Minnesota y Manhattan.

                                      Al viento fresco de tu origen besan.

                                      Celebran tu conjuro en sus entrañas.

 

 

 

            Guitarra:           M. A. Gómez Naharro.

               Coros:               Susana Antequera.

           

 

 

         9.- Palabras para Julia    

(L.: José Agustín Goytisolo. M.: Paco Ibáñez)

 

“La amistad y el amor mantendrán intacta

una pura y estéril ilusión de verdad”.

                                     (Lali Santamaría)

 

Tú no puedes volver atrás,                          Nunca te entregues, ni te apartes,

porque la vida ya te empuja,                        junto al camino nunca digas

como un aullido interminable,                    no puedo más y aquí me quedo,

interminable.                                                  y aquí me quedo.

 

Te sentirás acorralada,                                Otros esperan que resistas,

tesentirás, perdida o sola,                             que les ayude tu alegría,

tal vez querrás no haber nacido,                  que les ayude tu canción,                    

no haber nacido.                                             entre sus canciones.

 

Pero tú siempre acuérdate                            Entonces siempre acuérdate

de lo que un día yo escribí                            de lo que un día yo escribí

pensando en tí, pensando en tí,                    pensando en tí, pensando en tí,

como ahora pienso.                                        como ahora pienso.

 

La vida es bella ya verás,                                La vida es bella ya verás,

como a pesar de los pesares,                         como a pesar de los pesares,

tendrás amigos, tendrás amor,                      tendrás amigos tendrás amor,

tendrás amigos.                                               tendrás amigos.

 

Un hombre solo una mujer,                           No sé decirte nada más,

así tomados, de uno en uno,                          pero tú debes comprender,

son como polvo, no son nada.                       que yo aún estoy en el camino,

no son nada.                                                     en el camino.

 

Entonces siempre acuérdate,                        Pero tú siempre acuérdate

de lo que un día yo escribí,                            de lo que un día yo escribí,

pensando en tí, pensando en tí,                     pensando en tí, pensando en tí,

como ahora pienso.                                         como ahora pienso.

 

 

 

            Guitarra:           Luis Núñez

          

 

       10.- Romance de Valdomino    
   
                                
(Tradicional)
               Versión sobre el antiguo romance "Belarde y
               Valdovinos" del ciclo Caronlingio -esto es, de la serie de

      romances   procedentes de la Épica francesa que hablan

      de la época de Carlomagno- del que en España se han

      hallado versiones tradicionales tan solo en el Norte.

      (Eliseo Parra):<http://www.musicasinfin.com/parra.html>

 

                                    Si mucho corre la luna

                                    más don Belandro corría

                                    que venía de una batalla

                                    con un moro de a porfía

                                    Da la vuelta Baldomino,

                                    da la vuelta por tu vida

                                    que dio la vuelta Belandro

                                    y no fue por morería.

                                   

                                    Que ese moro repelús

                                    es el gigante de Asiria

                                    siete pies mide de alto

                                    de la cintura p´arriba.

                                    No vengas con alabancias

                                    ni traigas arrogantías

                                    que lo ganado en un rato

                                    se pierde al cabo del día.

                                   

                                    Vaite en busca Valdomino

                                    que tiene grandes heridas.

                                    Y olvidando las ofensas

                                    también las contramasías

                                    fue buscando a Valdomino

                                    se lo encontró en Fuentefría,

                                    la sangre le resbalaba

                                    desde el pecho a las rodillas.

 

                                    Ese moro repelús

                                    es el gigante de Asiria

                                    siete pies mide de alto

                                    de la cintura p´arriba.

                                    Vaya tajos que tiraba

                                    siete mil que tiraría

                                    Valdomino está en el suelo

                                    berreando en la agonía

                                    de otro tajo que le diera

                                    el moro le partiría.

 

 

            Guitarras y percusión:   

            Luis Núñez  y  M. A. Gómez Naharro.

           

 

                                                11.- Amor sin fin     
                                            
(M. A. Gómez Naharro)

                                   

"Porque es el amor tan bello

como un pájaro de agua

entre los brazos del viento".

(Ana Castillo)                                                 

                                                Resulta que vivo,

                                                y te echo de menos,

                                                a pesar del tiempo,

                                                de sufrir sus frenos,

 

                                                resulta que pienso

                                                y en tus redes preso

                                                sin control sostengo

                                                a mis sentimientos.

 

                                                Resulta que vivo,

                                                que pienso y te siento.

                        Estribillo        Te busco y te anhelo,

                                                resulta que a ti

                                                te quiero.

                                               

                                                Resulta que siento

                                                tu corazón crudo

                                                junto al mío enfermo

                                                sin lanza ni escudo,

 

                                                resulta que busco

                                                trastear tu cuerpo,

                                                amparar tus poros,

                                                beber de tus senos.

 

                        Estribillo

 

                                                Resulta que anhelo

                                                halar tu cerebro,

                                                abrazarnos lentos,

                                                que me beses luego,

                                                asomarme apenas

                                                a tu áureo hueco

                                                y en comunión tierna,

                                                volar en tus vientos.

 

 

            Guitarras:         Luis Núñez  y  M. A. Gómez Naharro.

            Coros:               Ana Peromingo.

           

 

 

                         12.- La Chaquetía     (Tradicional)

                       

                        La Chaquetía es una fiesta infantil en la que los

                        niños (pollos) piden un aguinaldo. Si las vecinas

                        no se lo conceden, amenazan con que un “mágico”

                        gato (es el mes de difuntos) acabe con su avaricia.

                        José Luis Álvarez. (Catd.. Literatura UNED Mérida)

 

 

                        Tía, la chaquetía, los pollos de mi tía,

                        unos cantan y otros pían y otros dicen,

                        tia María deme Vd. la chaquetía.

 

                        Tía, deme Vd. la Chaquetía,

                        nueces, castañas y uvas

                        y unas cuantas pesetillas

                        que el cuerpo pille alegría.

 

 

                        Tía, la chaquetía, los pollos de mi tía,

                        unos cantan y otros pían y otros dicen,

                        tia María deme Vd. la chaquetía.

 

 

                        Tía, deme Vd. la Chaquetía,

                        que viene el gato rabón

                        y pue’ que tire la puerta

                        de un sencillo empujón.

 

 

Guitarras y percusión:             Luis Núñez  y  M. A. Gómez Naharro.            

Coros:                                      Susana Antequera.

           

 

 

                                    13.- Gracias a la vida    (Violeta Parra)

 

“Oración profana que abraza a la humanidad:

Asocia con justa belleza el sentimiento

amoroso y la exaltación de la vida”.

(José Ramón San Juan, cantautor y periodista cántabro)

<http://www.tierradenadie.org>

 

           

                                    Gracias a la vida que me ha dado tanto:

                                    Me dio dos luceros que cuando los abro

                                    perfecto distingo el negro del blanco

                                    y en el alto cielo su fondo estrellado

                                    y en las multitudes la mujer que amo.

 

                                    Gracias a la vida que me ha dado tanto:

                                    Me ha dado el sonodo y el abecedario;

                                    con él las palabras que pienso y declaro:

                                    padre, amigo, hermano; y luz alumbrando

                                    la ruta del alma de quien voy amando.

 

                                    Gracias a la vida que me ha dado tanto:

                                    Me ha dado la marcha de mis pies cansados;

                                    con ellos anduve ciudades y charcos,

                                    playas y desiertos, montañas y llanos

                                    y la casa tuya tu taller, tu patio.

 

                                    Gracias a la vida que me ha dado tanto:

                                    Me dio el corazón que agita su marco

                                    cuando miro el fruto del cerebro humano,

                                    cuando miro al bueno tan lejos del malo,

                                    cuando miro el fondo de tus ojos claros.

 

                                    Gracias a la vida que me ha dado tanto:

                                    Me ha dado la risa y me ha dado el llanto;

                                    así yo distingo dicha de quebranto,

                                    los dos materiales que forman mi canto

                                    y el canto de Vds. que el mismo canto

                                    y el canto de Vds. que es mi propio canto.

 

 

            Guitarras:         Luis Núñez  y   M. A. Gómez Naharro.

            Coros:               Ana Gómez e Isabel Gómez.

            Flauta:              Daniel Casado.

 

 

 

AGRADECIMIENTOS

A todas las personas que han aportado generosamente voz, instrumentos, palabras, técnica o intendencia:

A mi fiel amigo y “cordobés”: el guitarrista Luis Núñez; que los de Montijo dicen, “Luichi”.

A esa joven voz de Gerineldo y a sus slays en “Me quedas tú”: Mi hijo David Gómez Burgos.

A “mi Compay 2º” en “Me quedas tú”: Pedro Cordero.

A Miguel Cordero que tiene voz de rey y lo demuestra, aunque resida en el Principat de Catalunya.

A mi hermano Pablo por sus labores de taxista con el Compay 2º y con el rey, también hermanos entre sí.

A la soprano: Ana Peromingo, “mi compa del Félix”.

Al maestro Miguel Vargas que posibilitó que los dos monstruos de guitarristas

que tiene en casa me acompañaran en “Y que cante”.

A Domingo Vargas y Juan Vargas por hacer lo que han hecho. (Que siga la cosa).

A Susana Antequera que canta tan bien como escribe.

Al coro de ángeles en “Gracias a la vida”, mis hijas Ana e Isabel.

A Daniel Casado por esa flauta tan entrañable.

A Violeta Parra por componer “Gracias a la vida”.

A Paco Ibáñez y José Agustín Goytisolo por unir de forma tan singular ese poema con esa melodía.

A Santiago Castelo y Antonio Gómez por autorizarme musicar “Villancico de la escuela” y “Me quedas tú”.

A Félix Barroso por haberme ayudado en Las Hurdes.

A Domingo Rubio de Cerezal por su voz, su memoria y su interpretación de Giraldo.

A Paulino Iglesias de La Huerta por su tamboril, su humor y su versión de Valdomino.

A Eufrasio Barquilla (q.e.p.d.) de Casas de Miravete por darme noticias de Giraldo y Gerineldo.

A mi padre Miguel Gómez, por cantarme “Y que cante”.

A mis amigos de Albalá y Almendralejo por cantar “La Chaquetía”.

A todas y todos los poetas, cantautores, amigas y amigos que han presentado las canciones:

Carlos Justiniano ( desde Alemania), Laura Martín (con sentimiento francés), Luis Pastor (al fin, reencontrándome contigo), Nando Juglar (tan vecinos), Antonio Luis de la Cruz (con pincel y alegría), Toñi Caldera (pedagógicamente),
Judith Cohen (entre Canadá y Europa),  Pilar Fernández (con poesía hertziana),  Eliseo Parra (desde Castilla hacia el mundo), Lali Santamaría (puntual genio y figura), Ana Castillo (peleando con las palabras), José Luis Álvarez (universal epistemé) y José Ramón San Juan (crisol de literatura, tecnología y canción).

A Armando Mazuecos y José Antonio Cordero del estudio Promúsica y a Javier Ramallo y Cesarín González del estudio Jammin, por adaptarse a mis cambios de ritmo espacio-temporal, (lo siento pero así es el folk).

A Miguel Ángel Bedate por haber pintado con tanta maestría la portada que yo buscaba.

A Pablo Guerrero por dedicarme una presentación tan emotiva y agradable.

A la productora que, anónimamente, amplía mi hacienda emocional, mientras la gobierna.

Y a quienes -sin estar a mi lado- han ayudado para que este disco vea la luz ahora, con los tiempos que corren.

Y por supuesto a ti, que lo vas a adquirir y por ello estás posibilitando la concepción del próximo.
Vete ahorrando por lo tanto.

 

(Extremadura, Otoño de 1.999-Verano de 2.001)                                    
 

VIDA

 

 

PARA VOLVER AL PORTAL PULSE AQUÍ